domingo, 18 de noviembre de 2018

Beneficios del consumo de pescado


En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association del 18 de Octubre de 2017, miembros del Departamento de Epidemiología y Nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Harvard University, Boston, Mass. EEUU., se proponen evaluar los riesgos y beneficios derivados del consumo de pescado, revisando todos los estudios publicados hasta Abril del 2006, con referencia a los siguientes puntos:


  1. Ingesta de pescado o aceite de pescado y riesgo de enfermedad cardiovascular.
  2. Efectos del metilmercurio (mercurio convertido en orgánico por la acción bacteriana y que puede contaminar los pescados) y del aceite de pescado en el desarrollo precoz del sistema nervioso.
  3. Riesgos del metilmercurio sobre el sistema cardiovascular y nervioso del adulto
  4. Riesgos para la salud de las dioxinas y de los bifeniles policlorinados que pueden contaminar el pescado.


La síntesis de las evidencias obtenidas en la revisión de los estudios realizados son las siguientes:


  • Un consumo modesto de pescado (por ejemplo, 1-2 veces a la semana), especialmente de especies con los contenidos más elevados en ácidos grasos poliinsaturados n-3 (PUFA).
  • El eicosapentanoico (EPA) y el docosahexanoico (DHA).
  • Reduce el riesgo de enfermedad coronaria en un 36%, y la mortalidad global en un 17%.
  • Un consumo de 250 mg /día de EPA y de DHA es suficiente para una prevención primaria de la enfermedad cardiovascular. Este beneficio puede conseguirse mediante un aporte en la dieta de unos 100 gramos de salmón de piscifactoría o de 200 gramos de arenques, por semana.


El efecto beneficioso está relacionado con el nivel de aporte en la dieta de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFA), y es de mayor cuantía el beneficio con los pescados grasos como el salmón, la sardina, y el arenque, que con los pescados blancos.- El consumo por la madre gestante de pescado rico en DHA es beneficioso para el desarrollo precoz del sistema nervioso del feto.

Conclusiones


La conclusión de los autores es que los beneficios del consumo de pescado rico en ácidos grasos omega-3 sobrepasan los riesgos potenciales derivados de la posible presencia en el pescado consumido de contaminantes químicos tales como el mercurio, los bifenilos policlorinados (PCBs) y las dioxinas.

A este respecto, los niveles de PCBs y de dioxinas en las diversas especies de pescados son bajos, similares a los que se encuentran en otros alimentos como las carnes de vacuno, de cerdo y de pollo, los huevos y la mantequilla. Los posibles riesgos para la salud de estos bajos niveles en el pescado de dioxinas y de PCBs son tan solo una pequeña fracción de los importantes beneficios para la salud derivados de la presencia de los ácidos grasos omega-3.

Los autores concluyen que no encuentran evidencias de que la exposición a los bajos niveles de mercurio encontrados en algunas especies de mariscos tenga efectos dañinos en la salud de los adultos. Sin embargo, reconocen que el mercurio puede disminuir los beneficios que sobre la salud cardiovascular tienen los ácidos grasos omega-3.