martes, 5 de marzo de 2019

Dietas Para Perder Peso


En un artículo publicado en The New England Journal of Medicine del 20 de Julio de 2008, investigadores del Grupo DIRECT (Dietary Intervention Randomized Controlled Trial) se proponen comparar la efectividad y seguridad como régimen alimentario para perder peso de la dieta mediterránea y de la dieta baja en hidratos de carbono con la dieta con bajo contenido en grasas.

El método aplicado en este ensayo clínico, con un seguimiento de 2 años, ha sido el siguiente: 322 individuos, con una edad media de 52 años, de los que el 86% eran del sexo masculino, moderadamente obesos (índice medio de la masa corporal de 31) fueron asignados aleatoriamente a una de estas tres dietas:

  1. Dieta baja en grasa, con restricción de calorías.
  2. Dieta mediterránea, con restricción de calorías.
  3. Dieta baja en hidratos de carbono, sin restricción de calorías.

Dieta para bajar de peso rápidamente

Los resultados han sido los siguientes: el porcentaje de adherencia a la dieta asignada fue del 95,4% en el primer año y del 84,6% a los 2 años. El grupo asignado a la dieta mediterránea consumió las mayores cantidades de fibra y presentaba el cociente más elevado de grasas monoinsaturadas /saturadas (predominio en la dieta de las grasas monoinsaturadas, como el aceite de oliva, sobre las grasas saturadas) en comparación con los otros dos grupos.

El grupo asignado a la dieta baja en hidratos de carbono consumió las cantidades más bajas de hidratos de carbono y las mayores cantidades de grasa, proteínas y colesterol.

La pérdida de peso media fue de 2,9 kilogramos para el grupo de la dieta baja en grasas, 4,4 Kg. para el grupo de la dieta mediterránea y 4,7 kg. para el grupo de la dieta baja en hidratos de carbono.

Entre los 272 participantes que terminaron el ensayo clínico la pérdida de peso media fue de 3,3 kg, 4,6 kg, y 5,5 kg, respectivamente. La reducción relativa en el cociente colesterol total/colesterol HDL o “bueno”, fue del 20% en el grupo con dieta baja en hidratos de carbono y 12% en el grupo con dieta baja en grasas.

Entre los 36 participantes con diabetes, los cambios en los niveles de glucosa en sangre en ayunas fueron más favorable en los sometidos a la dieta mediterránea, en comparación a los sometidos a los otros dos tipos de dieta.

Las conclusiones son las siguientes: la dieta mediterránea y la dieta baja en hidratos de carbono pueden ser alternativas efectivas a la dieta baja en grasas para la pérdida de peso. Mientras que la dieta baja en hidratos de carbono tiene los efectos más favorables sobre los lípidos de la sangre (colesterol y triglicéridos), la dieta mediterránea los tiene sobre la glucosa en sangre (glucemia).